En este momento estás viendo Un marcapasos con desfibrilador es una protesis valvular

Un marcapasos con desfibrilador es una protesis valvular

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Solución de problemas de DAI – Dr. Friedman, Mayo Clinic

El reemplazo de la válvula aórtica por transcatéter (TAVR) ha surgido como una valiosa opción de tratamiento mínimamente invasivo en pacientes con estenosis aórtica severa sintomática con un riesgo prohibitivo o mayor para el reemplazo quirúrgico convencional. En consecuencia, los pacientes sometidos a TAVR son propensos a sufrir complicaciones periprocedimiento, entre las que se incluyen las alteraciones de la conducción cardíaca, que son el tema central de esta revisión. Las alteraciones de la conducción auriculoventricular y las arritmias antes, durante o después del TAVR siguen siendo motivo de preocupación para este grupo de pacientes de alto riesgo, ya que tienen importantes consecuencias en la duración de la hospitalización, el tratamiento médico a corto y largo plazo y, finalmente, en las decisiones de las estrategias de tratamiento basadas en dispositivos (implantación de marcapasos o desfibriladores). Discutimos los mecanismos de las alteraciones auriculoventriculares y caracterizamos los factores predisponentes. Mediante el uso de predictores clínicos validados, discutimos las estrategias para minimizar la probabilidad de crear un bloqueo cardíaco permanente de alto grado, e identificamos los factores para agilizar la decisión de implantar un marcapasos permanente cuando este último es inevitable. También discutimos las estrategias óptimas de estimulación para mitigar la posibilidad de una cardiomiopatía inducida por la estimulación.

Comentarios

Un desfibrilador cardioversor implantable (DCI) es un pequeño dispositivo alimentado por pilas que se coloca en el pecho para detectar y detener los latidos irregulares del corazón (arritmias). Un DCI controla continuamente los latidos del corazón y administra descargas eléctricas, cuando es necesario, para restablecer un ritmo cardíaco regular.

Puede necesitar un DCI si tiene un ritmo cardíaco peligrosamente rápido que impide que su corazón suministre suficiente sangre al resto del cuerpo (como la taquicardia ventricular o la fibrilación ventricular) o si tiene un alto riesgo de sufrir un problema de ritmo cardíaco de este tipo (arritmia), normalmente debido a un músculo cardíaco débil.

Un desfibrilador cardioversor implantable subcutáneo (S-ICD) es una alternativa menos invasiva a un DCI tradicional. El dispositivo S-ICD se implanta bajo la piel en el lateral del pecho, debajo de la axila. Se conecta a un sensor que recorre el esternón.

Su médico puede recomendarle un DCI si ha tenido signos o síntomas de un determinado tipo de ritmo cardíaco irregular denominado taquicardia ventricular sostenida, incluyendo desmayos. También puede recomendarle un DAI si ha sobrevivido a una parada cardíaca. Otras razones por las que puede beneficiarse de un DCI son:

JAMA Cardiología

El contenido de Verywell Health es revisado rigurosamente por un equipo de verificadores de hechos calificados y experimentados. Los verificadores de hechos revisan los artículos para comprobar su exactitud, relevancia y actualidad. Nos basamos en las fuentes más actuales y reputadas, que se citan en el texto y se enumeran al final de cada artículo. El contenido se comprueba después de ser editado y antes de su publicación. Más información.

La amplia cobertura de noticias locales, estatales y federales sobre la salud y el medio ambiente de Angela Underwood incluye la póliza de compensación de los primeros en responder al caso de contaminación del agua de Ciba-Geigy en Toms River, NJ. Su cobertura adicional relacionada con la salud incluye la muerte y la agonía, el cuidado de la piel y el trastorno del espectro autista.

La mayoría de los marcapasos se implantan de forma permanente porque las personas con determinadas afecciones cardíacas necesitan tenerlos de por vida. Sin embargo, algunas personas sólo necesitan un marcapasos durante un tiempo, por ejemplo, después de someterse a un procedimiento o de sobrevivir a un evento médico como un ataque al corazón. Con el tiempo, tendrán que someterse a otra intervención quirúrgica para retirar el dispositivo, lo que conlleva riesgos.

Sparrow Medical Minute – Cardiología – Dr. Hisham Qandeel

El objetivo de este estudio era determinar el impacto de los cables transvenosos de marcapasos y desfibriladores en la incidencia de regurgitación de la válvula tricúspide bioprotésica (VTB) en comparación con los pacientes con VTB sin cables transvalvulares.

Aunque se ha planteado la preocupación por el posible efecto nocivo de los cables transvenosos permanentes en la función de la VTB, se sabe poco sobre la incidencia de la regurgitación tricuspídea protésica (RT) tras la colocación del cable.

Se realizó una revisión retrospectiva de 58 pacientes a los que se les implantó un VBT y que posteriormente requirieron la implantación de un marcapasos endocárdico (n = 52) o un desfibrilador (n = 6) a través del VBT. Se recogieron las características del paciente y de la prótesis, el tipo de electrodo y los acontecimientos clínicos. La incidencia y la gravedad de la IT protésica, determinada mediante ecocardiografía Doppler, se comparó con la de 265 pacientes consecutivos a los que se implantó un VBT sin que se les implantara posteriormente un cable transvalvular.

Durante un seguimiento medio de 25 meses, en 5 pacientes (9%) con un cable transvalvular se desarrolló una IT protésica significativa (moderada o mayor), en comparación con 12 pacientes (5%) del grupo de control (p = 0,20). El análisis de Kaplan-Meier no reveló diferencias significativas en la incidencia de IT en los pacientes con TVB con y sin cables transvalvulares (p = 0,45). La IT protésica significativa en los pacientes con y sin electrodo transvalvular se produjo con mayor frecuencia a los 2 años o más después de la implantación del electrodo o de la TVB (4 de 5, 80% y 10 de 12, 83%, respectivamente).