En este momento estás viendo Si te colocan desfibrilador por infarto se considera enfermedad profesional

Si te colocan desfibrilador por infarto se considera enfermedad profesional

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Desplazamiento del cable del desfibrilador

Los médicos tratantes tienen la obligación de informar a sus pacientes si creen que no son aptos para conducir, y de dejar constancia de ello (10). Esta obligación de informar, que antes se basaba en el contrato de tratamiento médico, desde febrero de 2013 se ha establecido formalmente en la ley que regula los derechos del paciente como el artículo 630 del Código Civil alemán. En virtud de esta ley, el médico está obligado a comunicar al paciente todos los datos importantes sobre su enfermedad, incluida la evaluación médica de la aptitud del paciente para conducir. Ocultar esta información se considera un error de tratamiento médico (10).

Debido a la ley de confidencialidad en Alemania, la única persona informada por el médico sobre la pérdida de aptitud para conducir es el paciente afectado. La información a las autoridades (autoridad que otorga el permiso de conducir, policía) no es necesaria y, de hecho, no está permitida. El tema de la confidencialidad del paciente y de la aptitud para conducir se debatió ampliamente en la 50ª Conferencia sobre Derecho de la Circulación celebrada en Goslar en 2012 en el Grupo de Trabajo III: Riesgo para el tráfico rodado de las alteraciones de la aptitud para conducir relacionadas con la enfermedad y la seguridad de la conducción. Este grupo de trabajo confirmó lo que ya se había afirmado en la Conferencia sobre Derecho de la Circulación de 2005 -que en casos extremos el médico no está obligado a mantener la confidencialidad- y apoyó la opinión de que, en casos de riesgo extremo, el médico tiene derecho a informar a la policía de un paciente que el médico considera médicamente no apto para conducir pero que no está de acuerdo con esta opinión y no está dispuesto a cooperar (11). Un ejemplo que se dio fue el de un conductor de autobús con infarto agudo de miocardio que se negó a ser admitido en el hospital para recibir tratamiento, para poder conducir una clase de escolares en su autobús. Durante este debate no se llegó a la conclusión de que los médicos están obligados a romper la confidencialidad del paciente en los casos en los que existe un riesgo agudo. Si el paciente pide al médico un informe sobre su aptitud para conducir, la obligación de mantener la confidencialidad desaparece, por supuesto.

Síntomas de mal funcionamiento del desfibrilador

Es posible que quiera opinar sobre esta decisión o que simplemente quiera seguir la recomendación de su médico. En cualquier caso, esta información le ayudará a entender cuáles son sus opciones para que pueda hablar con su médico sobre ellas.

A menudo se coloca un DCI en personas que han sobrevivido a un ritmo cardíaco anormal que podría causar una muerte súbita. Esta ayuda para la toma de decisiones se centra en la conveniencia de colocarle un DCI si no ha tenido un ritmo cardíaco que pudiera ser mortal pero corre el riesgo de tenerlo.

Cuando se tiene insuficiencia cardíaca, las cavidades inferiores del corazón (los ventrículos) no son capaces de bombear tanta sangre rica en oxígeno como el organismo necesita. Algunas personas con insuficiencia cardíaca también pueden tener ritmos cardíacos anormales que pueden causar la muerte súbita.

El corazón puede latir tan rápido que los ventrículos no tienen tiempo de llenarse de sangre. Este tipo de ritmo anormal se denomina taquicardia ventricular. Algunos tipos de taquicardia ventricular pueden provocar fibrilación ventricular. Con la fibrilación ventricular, el corazón se estremece, o aletea, y deja de bombear sangre. Entonces, si el corazón deja de latir, esto se denomina paro cardíaco. La parada cardíaca provoca la muerte súbita.

Vivir con insuficiencia cardíaca

Un desfibrilador externo automático (DEA) es un dispositivo médico diseñado para analizar el ritmo cardíaco y administrar una descarga eléctrica a las víctimas de una fibrilación ventricular para restablecer el ritmo cardíaco a la normalidad. La fibrilación ventricular es el ritmo cardíaco descoordinado más frecuentemente responsable de la parada cardíaca súbita. La parada cardiaca súbita se produce cuando tiene lugar una fibrilación ventricular o cuando el corazón deja de latir por completo. Sin atención médica, la víctima se desploma, pierde el conocimiento, no responde y muere. Muchas víctimas no tienen antecedentes de enfermedades cardíacas y se ven afectadas sin previo aviso. Las posibilidades de sobrevivir a la muerte súbita cardíaca disminuyen entre un 7 y un 10 por ciento por cada minuto que pasa sin que se realice una reanimación cardiopulmonar o una desfibrilación inmediata. Después de 10 minutos, la reanimación rara vez tiene éxito.

Esperanza de vida tras un implante de icd

Tras la implantación de un desfibrilador implantable, o DCI, pueden pasar algunas semanas hasta que empiece a retomar sus actividades normales. Antes de salir del hospital, se le darán instrucciones detalladas para manejar el dispositivo DCI, así como consejos sobre las citas de seguimiento, el ejercicio, la medicación, el cuidado de las heridas y la reanudación de las actividades normales.

Después de la operación de DAI, es muy importante tomar medidas para reducir el riesgo de nuevos problemas cardíacos. En este breve vídeo, nuestra enfermera de rehabilitación cardíaca le informará sobre los factores de riesgo generales de las enfermedades cardíacas, tanto modificables como no modificables.

La batería de su dispositivo debería durar entre 5 y 7 años, aunque el intervalo varía en función de la frecuencia con la que su DAI administra la terapia. Cuando llegue el momento de sustituir la batería, tendrá que someterse de nuevo a una pequeña intervención quirúrgica, pero ésta será menos complicada que la original.

Después del DCI, también se le administrarán medicamentos para reducir el riesgo de infección o de un nuevo episodio cardíaco. Los medicamentos son más eficaces si se mantiene una actitud saludable en todos los ámbitos de la vida, por ejemplo, haciendo ejercicio, dejando de fumar y siguiendo una dieta sana.