En este momento estás viendo Que es un desfibrilador manual

Que es un desfibrilador manual

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Comentarios

La desfibrilación es un tratamiento para las arritmias cardíacas potencialmente mortales, concretamente la fibrilación ventricular (V-Fib) y la taquicardia ventricular no perfusional (V-Tach).[1][2] Un desfibrilador suministra una dosis de corriente eléctrica (a menudo denominada contrachoque) al corazón. Aunque no se comprende del todo, este proceso despolariza una gran parte del músculo cardíaco, poniendo fin a la arritmia. Posteriormente, el marcapasos natural del cuerpo en el nódulo sinoauricular del corazón es capaz de restablecer el ritmo sinusal normal[3] Un corazón en asistolia (línea plana) no puede reiniciarse con un desfibrilador, sino que se trataría con reanimación cardiopulmonar (RCP).

A diferencia de la desfibrilación, la cardioversión eléctrica sincronizada es una descarga eléctrica administrada en sincronía con el ciclo cardíaco[4] Aunque la persona puede seguir estando en estado crítico, la cardioversión suele tener como objetivo poner fin a las arritmias cardíacas de mala perfusión, como la taquicardia supraventricular[1][2].

Los desfibriladores pueden ser externos, transvenosos o implantados (desfibrilador cardioversor implantable), según el tipo de dispositivo que se utilice o necesite[5] Algunas unidades externas, conocidas como desfibriladores externos automáticos (DEA), automatizan el diagnóstico de los ritmos tratables, lo que significa que los socorristas o transeúntes pueden utilizarlos con éxito con poca o ninguna formación[2].

Desfibrilador Aed vs. Desfibrilador manual en bebés

Un desfibrilador manual es un dispositivo médico utilizado para el tratamiento de problemas cardíacos. Dependiendo del estado del paciente y de la recomendación médica, el experto médico aplica descargas de tensión al corazón colocando las almohadillas en el pecho del paciente. Se utiliza para varios casos de afecciones cardíacas, como la fibrilación ventricular y la taquicardia ventricular. Básicamente, los desfibriladores manuales son los dispositivos que se utilizan para restablecer el funcionamiento correcto del corazón en situaciones críticas o de emergencia. Se encuentran en diferentes lugares y no se limitan a los hospitales y las clínicas médicas.

Los diferentes tipos de desfibriladores incluyen el desfibrilador manual, el desfibrilador externo automático y el implantable. Por lo general, se utilizan para el mismo fin, que es suministrar energía eléctrica al corazón para recuperar el estado normal del mismo. El desfibrilador manual, que es de tipo externo, utiliza las lecturas del electrocardiograma para indicar la cantidad necesaria de voltaje que debe aplicarse. Son muy eficaces y necesitan un control experto para garantizar un funcionamiento correcto. El siguiente nivel de desfibrilador es el desfibrilador externo automático. Es el tipo más avanzado de desfibrilador porque mide y decide automáticamente la cantidad de descarga de voltaje al corazón. Los desfibriladores internos, o implantables, se utilizan para la monitorización interna del corazón mediante la técnica de generación de impulsos.

Atenuador de dosis pediátrico

La desfibrilación es un tratamiento para las arritmias cardíacas potencialmente mortales, en concreto la fibrilación ventricular (V-Fib) y la taquicardia ventricular no perfusional (V-Tach).[1][2] Un desfibrilador suministra una dosis de corriente eléctrica (a menudo denominada contrachoque) al corazón. Aunque no se comprende del todo, este proceso despolariza una gran parte del músculo cardíaco, poniendo fin a la arritmia. Posteriormente, el marcapasos natural del cuerpo en el nódulo sinoauricular del corazón es capaz de restablecer el ritmo sinusal normal[3] Un corazón en asistolia (línea plana) no puede reiniciarse con un desfibrilador, sino que se trataría con reanimación cardiopulmonar (RCP).

A diferencia de la desfibrilación, la cardioversión eléctrica sincronizada es una descarga eléctrica administrada en sincronía con el ciclo cardíaco[4] Aunque la persona puede seguir estando en estado crítico, la cardioversión suele tener como objetivo poner fin a las arritmias cardíacas de mala perfusión, como la taquicardia supraventricular[1][2].

Los desfibriladores pueden ser externos, transvenosos o implantados (desfibrilador cardioversor implantable), según el tipo de dispositivo que se utilice o necesite[5] Algunas unidades externas, conocidas como desfibriladores externos automáticos (DEA), automatizan el diagnóstico de los ritmos tratables, lo que significa que los socorristas o transeúntes pueden utilizarlos con éxito con poca o ninguna formación[2].

Diferencia entre desfibrilador y aed

Un médico frota dos almohadillas rectangulares, creando una carga estática, mientras se arrodilla junto a un paciente. Incluso por encima del sonido de las sirenas, se le puede oír gritar “¡Despejen!” mientras golpea los parches del desfibrilador automático contra el pecho del paciente.

Aunque la televisión puede darle una idea de cómo funciona un desfibrilador automático, la televisión no le dice con exactitud cómo -o cuándo- usar uno. En realidad, hay que estar preparado en todo momento para entrar en acción, no sólo cuando las cámaras están rodando.

Normalmente se puede encontrar el DEA de un edificio localizando el cartel de desfibrilador externo automático. Sin embargo, saber utilizarlo es sólo la mitad del trabajo: también hay que saber reconocer los signos de una parada cardíaca. Así que antes de preocuparse por saber cómo utilizar uno, debe saber cuándo. Y eso sólo se consigue con clases.

Las clases de RCP para adultos pueden enseñarle a identificar cuándo alguien está sufriendo una parada cardíaca. Identificar cuándo alguien necesita ayuda es el aspecto más importante del uso de un desfibrilador externo automático. Una vez que tenga ese conocimiento, estará listo para elegir entre los precios de los DEA para encontrar uno que se adapte a su formación.