Paro cardíaco, definición y Síntomas

Paro cardíaco, definición y Síntomas

El paro cardíaco repentino ocurre cuando el sistema eléctrico del corazón sufre un mal funcionamiento que afecta directamente al ritmo de los latidos y de la función de bombeo de sangre hacia el cerebro deprivando a este del oxígneno necesario para el desarrollo de sus funciones vitales pudiendo generar en la muerte de la víctima.

La falta de suministro de sangre al celebro por un tiempo prologado puede causarle daños irreversibles a la víctima en caso de superar la parada cardio respiratoria.

Por este motivo ante un paro cardíaco se requiere una intervención rápida por parte de los rescatadores con el objetivo de restaurar el flujo sanguíneo. El paro cardíaco repentino es una de las principales causas de mortalidad en los países desarrollados.

Definición de paro cardíaco

De acuerdo con la prestigiosa Asociación Americana del Corazón, conocida popularmente por sus siglas en inglés AHA, el paro cardíaco se define como la pérdida abrupta de la función cardíaca de una persona que puede o no haber sido diagnosticada con una enfermedad cardíaca y que puede aparecer de forma repentina o como consecuencia de otros síntomas. El paro cardíaco puede ser fatal si no se toman las medidas adecuadas de inmediato”.  Fuente: heart.org

Casos en América

En línea con la información publicada por la AHA, en los Estados Unidos de América se producen alrededor de 350.000 paros cardíacos al año fuera del ámbito hospitalario.

Casos en Europa

Más cerca de nuestras fronteras, la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) estima que el paro cardíaco repentino es el causante del 20% de las muertes en el viejo continente.

Esta última institución hace especial hincapié en su bajo índice de supervivencia que se encuentra entre el 5% y el 20% si el paro cardíaco no es tratado de forma urgente.

¿Cuáles son las principales causas que generan un paro cardíaco?

Como hemos anticipado, el paro cardíaco ocurre como resultado de un mal funcionamiento en el sistema eléctrico del corazón, generando un ritmo de latido irregular conocido como arritmia.

Una de las arritmias más peligrosos relacionadas con el paro cardíaco repentino es la fibrilación ventricular (FV), a la cual le dedicaremos una entrada en nuestro blog.

Sin embargo debemos resaltar ciertos hábitos que en muchos casos forman parte de nuestra rutina y que debilitan nuestro corazón propiciando la posibilidad de sufrir un paro cardiorespiratorio o paro cardíaco.

Entre estos hábitos relacionados con el día a día de sociedades desarrolladas como son los países del primer mundo podemos destacar; un estilo de vida sedentario, el abuso del alcohol y del tabaco, el estrés, la falta de descanso y una incorrecta alimentación.

Estas acciones debilitan paulatinamente el corazón haciéndonos más vulnerables de sufrir un paro cardíaco repentino.

Identificación de un paro cardíaco

Un paro cardíaco ocurre en la mayoría de las ocasiones sin avisar pero en ocasiones se pueden observar ciertos signos que sirven de preludio como pueden ser dolor de pecho, dificultad en la respiración, palpitaciones, falta de energía, taquicardia y mareos.

Ante estos síntomas se recomienda ponerse en contacto de forma inmediata con los servicios sanitarios de emergencia.

sintomas paro cardiaco

Sin embargo, en aquellas ocasiones en las que el posible paro cardiorespiratorio ocurre de forma repentina el rescatador debe buscar los siguientes síntomas típicos de paro cardíaco.

  • La víctima no responde ante estímulos físicos por parte del rescatador.
  • La victima jadea o no respira.

Ante esta situación se requiere de inmediato la toma de las siguientes acciones:

  • Llamar al número de teléfono de emergencias específico de tu área o región como por ejemplo el 112.
  • Comenzar con el desarrollo de las maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP).
  • Utilizar un desfibrilador semiautomático si se encuentra un dispositivo cerca del lugar donde ha ocurrido la emergencia.

Secuelas de un paro cardíaco

Como hemos introducido anteriormente un paro cardíaco repentino requiere la intervención inmediata por parte de los rescatadores, con el objetivo de restaurar el ritmo cardíaco y el flujo sanguíneo lo más rápido posible.

Ante una parada cardiorrespiratoria cada segundo cuenta teniendo en cuenta que a partir de los 4 minutos desde la parada.

La deprivación de oxígeno al cerebro a través del flujo sanguíneo puede acarrear daños cerebrales irreversibles en tan solo unos minutos y su exposición en el tiempo agrava exponencialmente estos daños.

Las principales secuelas observadas en pacientes que han sufrido un paro cardíaco son la perdida de la memoria, perdida en el control sobre la capacidad motora de las extremidades, incontinencia y desordenes psiquiátricos como cambios de personalidad y/o desorientación.

En ocasiones, durante un paro cardíaco la victima puede entrar en estado de coma pudiendo generar este en daños cerebrales y psicomotores severos pudiendo llegar incluso a estados vegetativos. Es importante destacar que alguna de las secuelas menos severas resultado de un paro cardíaco pueden ser revertidas con terapia y asistencia profesional.

Conclusiones

El paro cardíaco puede definirse como un fallo eléctrico del corazón que afecta a la función de bombeo de sangre al cerebro privándolo del oxígeno necesario que le permite realizar sus funciones con normalidad.

Esta deprivación de oxígeno puede causar daños irreversibles en la victima en caso de superar el evento por lo que se requiere una intervención rápida por parte de los rescatadores.

El paro cardiaco se caracteriza por su alto índice de mortalidad siendo este la principal causa de muerte en los países desarrollados, países en los que nuestro estilo de vida y nuestros hábitos como el sedentarismo, el consumo de alcohol y tabaco y enfermedades cardiovasculares pueden jugar un papel crucial en favor de este tipo de emergencias sanitarias.

La intervención por parte del rescatador o de los rescatadores debe centrarse principalmente en dos aspectos; por un lado en el desarrollo de las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y por otro lado en la desfibrilación temprana con la ayuda de un desfibrilador portátil, si lo hubiere en el perímetro cercano.

En caso de no disponer de equipos de desfibrilación temprana, se debe prologar el desarrollo ininterrumpido de las técnicas de reanimación cardiopulmonar hasta la llegada de los equipos de emergencia.

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable IBEROCARDIO FORMACION S.L .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios IBEROCARDIO FORMACION S.L.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.