En este momento estás viendo Implante de marcapasos desfibriladores y resincronizadores

Implante de marcapasos desfibriladores y resincronizadores

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Desfibrilador cardioversor implantable, terapia de DAI

Un marcapasos es un pequeño dispositivo que ayuda a que el corazón lata a un ritmo y una frecuencia regulares. Puede enviar impulsos eléctricos si el corazón late demasiado despacio o se salta los latidos, o si las cavidades del corazón no están sincronizadas. Un médico coloca el marcapasos dentro del cuerpo (implantación).

Un desfibrilador (desfibrilador cardioversor implantable o DCI) es similar a un marcapasos. Envía descargas eléctricas al corazón si éste late de forma desordenada (caótica). El desfibrilador también lo coloca un médico en el interior del cuerpo.

También conocerá al anestesista pediátrico que le administrará la anestesia durante la intervención. El anestesista puede administrar algún medicamento para ayudar a su hijo a relajarse a través de un pequeño tubo de plástico en una vena (vía intravenosa).

A continuación, el cirujano introduce uno o dos cables pequeños y flexibles (cables) en el corazón a través de las venas del tórax, utilizando imágenes de rayos X para guiarlos. Los cables se conectan al marcapasos o al desfibrilador por debajo de la piel y se sutura el corte.

Desfibriladores cardíacos biventriculares implantables (BiVICD)

Su marcapasos está diseñado para funcionar correctamente con la mayoría de los aparatos y herramientas. Sin embargo, las fuertes interferencias electromagnéticas (IEM) de algunos aparatos y herramientas pueden afectar al funcionamiento de su marcapasos. Estos efectos suelen ser temporales. Aun así, le recomendamos que siga estas pautas para estar seguro.

Su marcapasos lleva incorporadas funciones que lo protegen de las IEM procedentes de la mayoría de los artículos domésticos. No obstante, debe mantener cierta distancia de ciertos artículos y no utilizar otros. Conozca los detalles de seguridad a continuación.

Terapia de resincronización cardíaca, CRT (animación médica)

La estimulación es una parte importante de la electrofisiología y de la cardiología en general. Mientras que algunas de las situaciones que requieren estimulación son claras y no han cambiado a lo largo de los años, muchas otras han evolucionado y han sido objeto de una amplia investigación reciente, como la estimulación después de un síncope, la estimulación tras la implantación de una válvula aórtica transcatéter, la terapia de resincronización cardíaca (TRC) para la insuficiencia cardíaca (IC) y para la prevención de la miocardiopatía inducida por la estimulación, y la estimulación en diversas enfermedades infiltrativas e inflamatorias del corazón, así como en diferentes miocardiopatías.

Otros temas novedosos son las nuevas herramientas de diagnóstico para la toma de decisiones sobre la estimulación, así como un área completamente nueva de estimulación del haz de His y la rama izquierda del haz. Además, se ha incrementado la atención en otras áreas, como la forma de minimizar sistemáticamente el riesgo del procedimiento y evitar las complicaciones de la estimulación cardíaca, cómo manejar a los pacientes con marcapasos en situaciones especiales, como cuando es necesario realizar una resonancia magnética (RM) o una irradiación, cómo seguir a los pacientes con un marcapasos haciendo hincapié en el uso de la monitorización a distancia, y cómo incluir la toma de decisiones compartida en el cuidado de esta población de pacientes.

CDI y marcapasos biventricular

Existe una variación geográfica sustancial en las tasas de implantación de marcapasos (MP), desfibriladores cardioversores implantables (DAI) y dispositivos de terapia de resincronización cardíaca (TRC) en los países europeos. Se evaluó el grado de variación regional y los posibles determinantes de dicha variación.

Llevamos a cabo un análisis basado en la población utilizando datos de alta para implantes de MP/ICD/CRT de todos los hospitales de atención aguda suizos durante 2013-2016. Obtuvimos áreas de servicio hospitalario (HSA) mediante el análisis de los flujos de pacientes. Calculamos las tasas estandarizadas por edad y sexo y cuantificamos la variación utilizando el cociente extremo (EQ) y el componente sistémico de la variación (SCV). Se estimó la reducción de la varianza de las tasas brutas de implantación en las HSA mediante modelos de regresión multinivel, con ajustes incrementales por edad y sexo, idioma, factores socioeconómicos, salud de la población, diabetes mellitus y densidad de cardiólogos en el nivel de HSA.

Se analizaron los implantes de 8129 MP, 1461 DAI y 1411 TRC de 25 HSA suizas. La tasa media de implantación estandarizada por edad y sexo fue de 29 (rango 8-57) por cada 100.000 personas para MP, 5 (1-9) para DAI y 5 (2-8) para TRC. Hubo una variación muy alta en las tasas de implantación de MP (EQ 7,0; SCV 12,6) y CDI (EQ 7,2; SCV 11,3) y una variación alta en las tasas de implantación de TRC (EQ 3,9; SCV 7,1) entre las HSA. Los ajustes por edad y sexo, idioma, factores socioeconómicos, salud de la población, diabetes mellitus y densidad de cardiólogos explicaron el 94% de la varianza en las tasas de implantación de DAI y el 87,5% de las tasas de implantación de TRC, pero sólo el 36,3% de la varianza en las tasas de implantación de MP. Las tasas de implantación de MP, DAI y TRC de las mujeres fueron sustancialmente inferiores a las de los hombres.