Imagenes desfibrilando a un ahogado

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Qué hacer si tu bebé se ahoga – Formación en primeros auxilios

ResumenIntroducción clínica Un hombre de 48 años presentó una parada cardiorrespiratoria mientras nadaba. Se conectó un desfibrilador externo automático que mostraba un ritmo no desfibrilable. El socorrista inició la reanimación cardiopulmonar con retorno de la circulación y ventilación.Se le había investigado previamente por un dolor torácico atípico, incluso con una prueba de esfuerzo en cinta rodante que se detuvo debido a la marcada respuesta hipertensiva.La exploración inicial reveló crepitaciones bilaterales en todos los campos pulmonares y un fuerte soplo sistólico, que se oía en todo el precordio, pero más fuerte en el borde esternal izquierdo. El electrocardiograma no presentaba ninguna anomalía. El QTc evaluado manualmente era de 420 ms.La troponina T (ensayo de alta sensibilidad) medida con 6 horas de diferencia era de 21 y 32 ng/L, respectivamente (normal <14 ng/L).Un estudio ecográfico completo realizado a pie de cama por un ecografista experimentado informó: ventana subóptima, hipertrofia ventricular izquierda (HVI) concéntrica leve, ventrículo izquierdo (VI) dilatado, fracción de eyección del VI preservada e incompetencia aórtica leve. Debido a la falta de explicación definitiva en la ecocardiografía, se le remitió a una resonancia magnética cardiaca (RMC) para dilucidar la causa de la dilatación del VI y la parada cardiaca (figura 1).Figura 1 (A) Resonancia magnética de cine oblicua sagital. Ventrículo derecho (VD), arteria pulmonar media (APM) y aorta descendente (Des Ao). (B) RMN con contraste. Aurícula izquierda (AI) y ventrículo izquierdo (VI).Pregunta ¿Cuál es la causa más probable de su parada cardíaca?

Aprenda RCP con las manos de la Cruz Roja Americana

Usted puede utilizar esta imagen, hasta 30 días después de su descarga (Período de Evaluación), sólo para su revisión y evaluación interna (diseños y composiciones) con el fin de determinar si cumple con los requisitos necesarios para el uso previsto.Esta autorización no le permite hacer ningún uso en materiales o productos finales ni ponerla a disposición de terceros para su uso o distribución por cualquier medio. Si al finalizar el Periodo de Evaluación no contrata una licencia de uso, deberá dejar de utilizar la imagen y destruir/borrar cualquier copia de la misma.

5 impactantes drones que salvan vidas

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es una técnica que salva vidas y que resulta útil en muchas emergencias, como un ataque al corazón o un ahogamiento, en las que la respiración o los latidos del corazón de una persona se han detenido. La Asociación Americana del Corazón recomienda iniciar la RCP con compresiones torácicas fuertes y rápidas. Esta recomendación de reanimación cardiopulmonar práctica se aplica tanto a los transeúntes sin formación como a los primeros intervinientes.

Si tiene miedo de hacer la RCP o no está seguro de cómo realizarla correctamente, sepa que siempre es mejor intentarlo que no hacer nada. La diferencia entre hacer algo y no hacer nada puede ser la vida de alguien.

La reanimación cardiopulmonar puede mantener el flujo de sangre rica en oxígeno hacia el cerebro y otros órganos hasta que el tratamiento médico de urgencia pueda restablecer el ritmo cardíaco normal. Cuando el corazón se detiene, el cuerpo deja de recibir sangre rica en oxígeno. La falta de sangre rica en oxígeno puede causar daños cerebrales en sólo unos minutos.

Si no está capacitado y tiene acceso inmediato a un teléfono, llame al 911 o al número de emergencias local antes de comenzar la RCP. El operador puede instruirle en los procedimientos adecuados hasta que llegue la ayuda. Para aprender a hacer la RCP correctamente, haz un curso acreditado de formación en primeros auxilios, que incluya la RCP y el uso de un desfibrilador externo automático (DEA).

RCP – Pasos sencillos para salvar una vida – Vídeo explicativo animado

Los ejemplos y la perspectiva de este artículo se refieren principalmente a los Estados Unidos y no representan una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, discutir el tema en la página de discusión o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Marzo 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La reanimación cardiopulmonar (RCP) es un procedimiento de emergencia que consiste en realizar compresiones torácicas, a menudo combinadas con ventilación artificial, en un esfuerzo por preservar manualmente la función cerebral intacta hasta que se tomen otras medidas para restablecer la circulación sanguínea y la respiración espontáneas en una persona que sufre una parada cardíaca. Se recomienda en aquellas personas que no responden y que no respiran o tienen una respiración anormal, por ejemplo, respiraciones agónicas[1].

La reanimación cardiopulmonar consiste en realizar compresiones torácicas en adultos a una profundidad de entre 5 y 6 cm y a un ritmo de al menos 100 a 120 por minuto[2]. El reanimador también puede proporcionar ventilación artificial, ya sea exhalando aire en la boca o la nariz del sujeto (reanimación boca a boca) o utilizando un dispositivo que empuja el aire hacia los pulmones del sujeto (ventilación mecánica). Las recomendaciones actuales hacen hincapié en las compresiones torácicas tempranas y de alta calidad por encima de la ventilación artificial; se recomienda un método de RCP simplificado que incluye solo compresiones torácicas para los reanimadores no entrenados[3]. Sin embargo, en el caso de los niños, las directrices de la American Heart Association de 2015 indican que realizar solo compresiones puede empeorar los resultados, ya que estos problemas en los niños normalmente surgen de problemas respiratorios más que cardíacos, dada su corta edad[1] La proporción entre compresiones torácicas y respiración se establece en 30 a 2 en los adultos.