En este momento estás viendo Guia sobre el manejo de desfibrilador automatico implantable

Guia sobre el manejo de desfibrilador automatico implantable

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Su guía para la implantación de DAI y marcapasos

Una arritmia es cualquier trastorno de la frecuencia o el ritmo cardíacos. Significa que su corazón late demasiado rápido, demasiado lento o con un patrón irregular. La mayoría de las arritmias son consecuencia de problemas en el sistema eléctrico del corazón. Si su arritmia es grave, puede necesitar un marcapasos cardíaco o un desfibrilador cardioversor implantable (DCI). Son dispositivos que se implantan en el pecho o el abdomen.

Un marcapasos ayuda a controlar los ritmos cardíacos anormales. Utiliza impulsos eléctricos para hacer que el corazón lata a un ritmo normal. Puede acelerar un ritmo cardíaco lento, controlar un ritmo cardíaco rápido y coordinar las cámaras del corazón.

Un DCI controla los ritmos cardíacos. Si detecta ritmos peligrosos, administra descargas. Este tratamiento se denomina desfibrilación. Un DCI puede ayudar a controlar las arritmias potencialmente mortales, especialmente las que pueden provocar una parada cardiaca súbita (PCS). La mayoría de los CDI nuevos pueden actuar como marcapasos y desfibrilador. Muchos CDI también registran los patrones eléctricos del corazón cuando hay un latido anormal. Esto puede ayudar al médico a planificar el tratamiento futuro.

Desfibrilador cardioversor implantable (DCI): cómo funciona

Si padece una afección denominada taquicardia, también conocida como latidos rápidos del corazón, es posible que usted y su médico decidan que un dispositivo cardíaco implantable denominado desfibrilador cardioversor implantable (DCI) es la opción adecuada para usted.

Una vez implantado el sistema de DCI, se puede utilizar un ordenador externo, denominado programador, situado en la consulta o clínica de su médico, para programar el dispositivo cardíaco y recuperar información del mismo que ayudará a su médico en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca. Su médico programará un control periódico que puede realizarse a distancia si el médico lo considera oportuno.

Un desfibrilador implantable está diseñado para controlar su ritmo cardíaco las 24 horas del día. Si su corazón late demasiado rápido o de forma irregular, el dispositivo enviará primero pequeñas señales eléctricas indoloras para corregir su ritmo cardíaco. Si la frecuencia cardíaca rápida continúa, el desfibrilador aplicará una descarga para restablecer el ritmo cardíaco normal.

El desfibrilador implantable también puede tratar los ritmos cardíacos lentos enviando impulsos eléctricos al corazón para corregirlo. Su médico programará el DCI para que suministre las terapias más eficaces para su enfermedad cardíaca específica.

Explicación de los CDIs Pregunte al CDI

Antecedentes La última década ha sido testigo de la evolución y el uso continuos de los dispositivos de gestión del ritmo cardíaco, incluidos los marcapasos, la terapia de resincronización cardíaca, los desfibriladores cardioversores implantables y los registradores de bucle. Los médicos de familia participan cada vez más en el seguimiento y la gestión de los pacientes con estos dispositivos.

Objetivo El objetivo de este artículo es ofrecer una visión general de los diferentes dispositivos de gestión del ritmo cardíaco, incluyendo su función, el procedimiento de implante, los cuidados posteriores al procedimiento, las posibles complicaciones y el seguimiento. También se incluyen consejos prácticos para los pacientes en relación con la conducción, el ejercicio, la intimidad sexual y las precauciones con respecto a las interferencias electromagnéticas.

Discusión Los dispositivos de gestión del ritmo cardíaco desempeñan muchas funciones, como la estimulación por bradicardia, la monitorización de arritmias, la resincronización cardíaca para la insuficiencia cardíaca, la desfibrilación y la estimulación antitaquicardia para las taquiarritmias. Las preocupaciones relativas a las posibles complicaciones relacionadas con el dispositivo deben discutirse con el médico implantador. En el período posterior al implante, los pacientes con dispositivos de gestión del ritmo cardíaco pueden esperar llevar una vida normal y activa. Sin embargo, ocasionalmente debe tenerse precaución en determinadas situaciones, como la proximidad de aparatos con interferencias electromagnéticas. Las innovaciones futuras se alejarán de los cables transvenosos para dar paso a diseños sin cables con combinaciones de diferentes componentes de forma “modular” según la función requerida.

Aplicación myMerlinPulse: Cómo funciona

Un desfibrilador cardioversor implantable (DCI) es un pequeño dispositivo alimentado por pilas que se coloca en el pecho para detectar y detener los latidos irregulares (arritmias). Un DCI controla continuamente los latidos del corazón y administra descargas eléctricas, cuando es necesario, para restablecer un ritmo cardíaco regular.

Puede necesitar un DCI si tiene un ritmo cardíaco peligrosamente rápido que impide que su corazón suministre suficiente sangre al resto del cuerpo (como la taquicardia ventricular o la fibrilación ventricular) o si tiene un alto riesgo de sufrir un problema de ritmo cardíaco de este tipo (arritmia), normalmente debido a un músculo cardíaco débil.

Un desfibrilador cardioversor implantable subcutáneo (S-ICD) es una alternativa menos invasiva a un DCI tradicional. El dispositivo S-ICD se implanta bajo la piel en el lateral del pecho, debajo de la axila. Se conecta a un sensor que recorre el esternón.

Su médico puede recomendarle un DCI si ha tenido signos o síntomas de un determinado tipo de ritmo cardíaco irregular denominado taquicardia ventricular sostenida, incluyendo desmayos. También puede recomendarle un DAI si ha sobrevivido a una parada cardíaca. Otras razones por las que puede beneficiarse de un DCI son: