En este momento estás viendo Forma de colocar un desfibrilador

Forma de colocar un desfibrilador

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Desfibrilador cardioversor implantable

Posición y colocación del desfibrilador: Cómo hacerlo bienUno de los principales pasos en el uso de un DEA es colocar los parches del desfibrilador en los lugares adecuados del cuerpo para administrar una descarga.La desfibrilación funciona despolarizando el músculo cardíaco para ayudar a que el ritmo natural del corazón vuelva a ponerse en marcha. La colocación correcta de los parches del desfibrilador es importante para garantizar que la mayor parte de la corriente eléctrica pase por el corazón. Una colocación incorrecta disminuye las posibilidades de despolarización, ya que una parte menor de la corriente llega a la masa crítica del corazón.Cuando un ciudadano tiene que utilizar un DEA para ayudar a alguien en parada cardíaca, no tiene que preocuparse demasiado por encontrar la colocación correcta de los electrodos. Un DEA proporciona instrucciones sobre la colocación y es capaz de detectar si las almohadillas están en el lugar correcto o no.

Pero cuando se atiende a una persona en parada cardíaca, cada segundo cuenta. Una desfibrilación temprana aumenta las tasas de supervivencia, por lo que saber dónde colocar un desfibrilador en el tórax le ayudará a dar a otra persona una mayor oportunidad de reanimación.¿En qué parte del tórax deben colocarse los parches del desfibrilador? La seguridad durante la desfibrilación es importante tanto para la persona que presta asistencia como para el paciente. Descubra en este artículo dónde colocar exactamente los parches del desfibrilador en adultos, niños y en otras circunstancias. Si desea conocer los demás pasos para utilizar un desfibrilador para ayudar a alguien, lea nuestros artículos:

Desfibrilador cardioversor implantable

Un marcapasos es un pequeño dispositivo que ayuda a que el corazón lata a un ritmo y una frecuencia regulares. Puede enviar impulsos eléctricos si el corazón late demasiado despacio o se salta los latidos, o si las cavidades del corazón no están sincronizadas. Un médico coloca el marcapasos dentro del cuerpo (implantación).

Un desfibrilador (desfibrilador cardioversor implantable o DCI) es similar a un marcapasos. Envía descargas eléctricas al corazón si éste late de forma desordenada (caótica). El desfibrilador también lo coloca un médico en el interior del cuerpo.

También conocerá al anestesista pediátrico que le administrará la anestesia durante la intervención. El anestesista puede administrar algún medicamento para ayudar a su hijo a relajarse a través de un pequeño tubo de plástico en una vena (vía intravenosa).

A continuación, el cirujano introduce uno o dos cables pequeños y flexibles (cables) en el corazón a través de las venas del tórax, utilizando imágenes de rayos X para guiarlos. Los cables se conectan al marcapasos o al desfibrilador por debajo de la piel y se sutura el corte.

Posición de recuperación

Cuando el corazón empieza a latir de forma peligrosa y anormalmente rápida – una condición llamada arritmia – un desfibrilador puede enviar impulsos eléctricos que dan una descarga al corazón, haciendo que vuelva a latir a un ritmo normal. Un desfibrilador está siempre a punto, listo para salvar la vida cuando sea necesario.

Los desfibriladores se recomiendan con mayor frecuencia si tiene un latido hiperactivo o irregular en un ventrículo, una cámara del corazón que bombea sangre. Cuando un ventrículo bombea con demasiada rapidez, la situación se denomina taquicardia ventricular. Cuando un ventrículo se sacude o agita de forma errática, se denomina fibrilación ventricular. Cualquiera de las dos situaciones puede provocar la muerte súbita.

Los desfibriladores suelen implantarse a través de pequeñas incisiones en la piel, cerca de la clavícula. El paciente recibe un sedante suave, pero se le mantiene despierto; se utiliza un anestésico local. Un electrofisiólogo realizará el procedimiento.

Utilizando una máquina de fluoroscopia que crea rayos X en movimiento para visualizar el interior del tórax, un electrofisiólogo guía los cables del desfibrilador a través de las incisiones, en las venas, hasta que llegan al corazón. Allí, la punta de cada cable se conecta al músculo cardíaco. A continuación, los cables se conectan al generador de impulsos del dispositivo, que se coloca en un bolsillo justo debajo de la piel en la parte superior del pecho.

Comentarios

La desfibrilación es un tratamiento para las arritmias cardíacas potencialmente mortales, concretamente la fibrilación ventricular (V-Fib) y la taquicardia ventricular no perfusional (V-Tach).[1][2] Un desfibrilador suministra una dosis de corriente eléctrica (a menudo denominada contrachoque) al corazón. Aunque no se comprende del todo, este proceso despolariza una gran parte del músculo cardíaco, poniendo fin a la arritmia. Posteriormente, el marcapasos natural del cuerpo en el nódulo sinoauricular del corazón es capaz de restablecer el ritmo sinusal normal[3] Un corazón en asistolia (línea plana) no puede reiniciarse con un desfibrilador, sino que se trataría con reanimación cardiopulmonar (RCP).

A diferencia de la desfibrilación, la cardioversión eléctrica sincronizada es una descarga eléctrica administrada en sincronía con el ciclo cardíaco[4] Aunque la persona puede seguir estando en estado crítico, la cardioversión suele tener como objetivo poner fin a las arritmias cardíacas de mala perfusión, como la taquicardia supraventricular[1][2].

Los desfibriladores pueden ser externos, transvenosos o implantados (desfibrilador cardioversor implantable), según el tipo de dispositivo que se utilice o necesite[5] Algunas unidades externas, conocidas como desfibriladores externos automáticos (DEA), automatizan el diagnóstico de los ritmos tratables, lo que significa que los socorristas o transeúntes pueden utilizarlos con éxito con poca o ninguna formación[2].