En este momento estás viendo Diferenciar marcapasos y desfibrilador en radiografia

Diferenciar marcapasos y desfibrilador en radiografia

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Identificación de rayos X Icd

En las últimas décadas se han creado varios dispositivos cardíacos innovadores. Las radiografías de tórax (RX) son las investigaciones de imagen más comunes que se realizan debido a su valor en la evaluación del sistema cardiorrespiratorio. Es importante que el radiólogo intérprete no sólo identifique estos objetos iatrogénicos, sino que también evalúe su colocación precisa, así como cualquier complicación relacionada con su colocación, que puede observarse en la RX inmediata posterior al procedimiento o en una RX de seguimiento.

Palabras clave: Radiografías de tórax; marcapasos; desfibriladores cardioversores implantados; terapia de resincronización cardíaca; registrador de bucle implantable; sustitución valvular; sustitución valvular transcatéter; oclusor septal amplatzer; oclusor ductal amplatzer.

En las últimas décadas se han creado varios dispositivos médicos cardíacos innovadores. Casi todos los pacientes con dispositivos cardíacos implantados, como marcapasos, desfibriladores cardioversores implantables (DCI), dispositivos de terapia de resincronización cardíaca (TRC), registradores de bucle implantables (RIL) y válvulas protésicas cardíacas, se someten a radiografías de tórax (RTC) de forma regular. Por lo tanto, no es infrecuente que el residente, el radiólogo, el intensivista o el médico se encuentren con el dilema de las CXR con una variedad de estos dispositivos en el día a día. Las radiografías de tórax son la modalidad inicial para evaluar la ubicación del dispositivo y su integridad tras la implantación y para el diagnóstico de complicaciones y mal funcionamiento.1 La intención de este artículo es informar a los lectores sobre estos dispositivos cardíacos, sus indicaciones, su posición adecuada en las RXC y las complicaciones comúnmente asociadas.

Identificador de rayos X de marcapasos Medtronic

La radiografía de tórax sigue siendo una herramienta importante en la evaluación preoperatoria y postoperatoria de un marcapasos, un desfibrilador cardioversor implantable (DCI) o un sistema de terapia de resincronización cardíaca (TRC). Además, la radiografía de tórax es esencial para evaluar la integridad de un sistema de marcapasos o CDI. Deben obtenerse tanto una vista posteroanterior (PA) como una vista lateral. Debe emplearse un enfoque sistemático, evaluando varios componentes anatómicos y del dispositivo de forma ordenada.1-3

Se debe determinar la polaridad del generador de impulsos y compararla con la polaridad de los cables. Una conexión floja podría explicar un fallo intermitente o completo en la salida o un fallo intermitente en la captura

Determine dónde se ha colocado el cable, es decir, si el cable ventricular está en el ápice, en el tracto de salida, en la posición septal o en el seno coronario; si el cable auricular está en el apéndice auricular, en la pared lateral, en la posición septal o en el seno coronario.

Un fallo intermitente o completo en la captación/sensibilización y/o en la salida podría ser secundario a la fractura de la bobina del conductor del cable o a la pérdida de la integridad del aislamiento. Intente seguir cada cable a lo largo de su recorrido evaluando la bobina del conductor. Inspeccione también si hay algún “engarce” del cable cuando pasa por debajo de la clavícula.

Indicaciones Icd

Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution Non-Commercial License (http://creativecommons.org/licenses/by-nc/3.0), que permite el uso, distribución y reproducción sin restricciones y sin fines comerciales en cualquier medio, siempre que se cite adecuadamente la obra original.

Los marcapasos y los desfibriladores cardioversores implantables (DCI) se emplean cada vez más en pacientes que sufren alteraciones del ritmo cardíaco. El objetivo principal de este artículo es familiarizar a los radiólogos con los marcapasos y los DAI en las radiografías de tórax y las TC. Por lo tanto, en este estudio se presentan las posiciones preferidas de los cables según los tipos de marcapasos y las variantes anatómicas. Además, se muestran las características de imagen de las posiciones incorrectas de los cables y los defectos, así como las complicaciones posteriores a la implantación de marcapasos.

Los marcapasos permanentes y los desfibriladores cardioversores implantables (DCI), también conocidos como dispositivos electrónicos implantables cardiovasculares (DEIC), se emplean cada vez más para el tratamiento de pacientes que sufren diversas arritmias cardíacas. En total, hay 4,5 millones de personas en el mundo con un DAI (1). La implantación de DEI se ha asociado a complicaciones agudas y tardías. Tras la implantación de un marcapasos, hasta el 22% de los pacientes pueden presentar anomalías en las radiografías de tórax posteriores a la intervención (2). Las radiografías de tórax son útiles para evaluar la posición y la integridad del electrodo tras la implantación, y también para identificar las complicaciones asociadas al DAI. Las radiografías de tórax deben adquirirse en proyección posterior-anterior y lateral utilizando la técnica de haz duro (potencial del tubo ≥ 110 kV). La TC de tórax (por ejemplo, potencial del tubo 110 kVp; corriente del tubo 100 mAs) puede proporcionar información más detallada sobre las complicaciones torácicas y la CIED. Si es necesario, la TC cardíaca activada por el ECG puede visualizar las posiciones exactas de los cables y las posibles perforaciones de los mismos.

Identificación de radiografías de tórax con marcapasos

Durante una tomografía computarizada, usted se acuesta en una mesa dentro de una máquina con forma de rosquilla llamada gantry. Un tubo de rayos X dentro de la máquina gira alrededor de su cuerpo y emite pequeñas dosis de radiación a través de él en varios ángulos.

Un ordenador recoge estas señales y les da un color que va del negro al blanco según la intensidad de la señal. A continuación, el ordenador reúne las imágenes y las muestra en un monitor. Un técnico en una sala separada supervisa su examen y observa las imágenes en el ordenador. Puede ver y hablar con usted a través de un intercomunicador.

A veces se realiza un TAC después de haber ingerido un medio de contraste. El medio de contraste bloquea los rayos X y aparece en blanco en la exploración. Esto puede ayudar a que algunas partes de su cuerpo se vean mejor en la exploración.

Por ejemplo, cuando se combina un TAC con una mielografía, el médico puede ver con mayor detalle los nervios. Durante una mielografía, se inyecta un tinte en el canal espinal. El tinte, a su vez, ilumina las raíces nerviosas, facilitando su visualización durante el TAC.