En este momento estás viendo Desfibrilador semiautomatico con palas internas y externas

Desfibrilador semiautomatico con palas internas y externas

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Comentarios

Un desfibrilador externo automático (DEA) es un dispositivo electrónico portátil que diagnostica automáticamente las arritmias cardíacas potencialmente mortales de la fibrilación ventricular (FV) y la taquicardia ventricular sin pulso,[1] y es capaz de tratarlas mediante la desfibrilación, la aplicación de electricidad que detiene la arritmia, permitiendo al corazón restablecer un ritmo eficaz.

Gracias a sus sencillos comandos sonoros y visuales, los DEA están diseñados para que sean fáciles de usar para los profanos, y su uso se enseña en muchas clases de primeros auxilios, primeros auxilios certificados y reanimación cardiopulmonar (RCP) de nivel básico[2].

La versión portátil del desfibrilador fue inventada a mediados de la década de 1960 por Frank Pantridge en Belfast, Irlanda del Norte, y el primer desfibrilador automático de uso público fue fabricado por la Cardiac Resuscitation Company a finales de la década de 1970. La unidad se lanzó con el nombre de Heart-Aid[3].

Un desfibrilador externo automático se utiliza en casos de arritmias cardíacas potencialmente mortales que provocan una parada cardíaca repentina, que no es lo mismo que un infarto. Los ritmos que tratará el dispositivo suelen limitarse a:

Desfibrilador totalmente automático

El desfibrilador ZOLL AED 3 lidera el camino con la tecnología Real CPR Help, que proporciona información en tiempo real para guiar a los reanimadores en la aplicación de una RCP de alta calidad. El diseño innovador e intuitivo y las funciones mejoradas del ZOLL AED 3 proporcionarán a los héroes inesperados tanto la confianza como los conocimientos necesarios para tratar una parada cardíaca súbita.

Características principales: dimensiones reducidas que se ajustan al formato A4, práctica asa plegable, señales de audio y vídeo para los usuarios, guía mediante indicaciones de voz y metrónomo, electrodos universales preconectados, desfibrilador de onda BTE con descargas

Para utilizar el DEA LIFEPAK CR Plus, basta con pulsar el desbloqueo para abrir la tapa y la unidad se “enciende”. Es muy sencillo, ya que no hay que pulsar ningún botón de “encendido” o “apagado”. Una vez abierta la tapa, las indicaciones de voz comienzan a guiarle por el proceso de reanimación.

El LIFEPAK CR Plus realiza una autocomprobación básica semanalmente y una prueba de diagnóstico más profunda mensualmente. Esto significa que no tiene que comprobar constantemente el estado del dispositivo al encenderlo. El DEA cuenta con una pantalla de disponibilidad que le revela su estado incluso a través del maletín de transporte.

Desfibrilador interno manual

La desfibrilación es un tratamiento para las arritmias cardíacas potencialmente mortales, concretamente la fibrilación ventricular (V-Fib) y la taquicardia ventricular no perfusional (V-Tach).[1][2] Un desfibrilador suministra una dosis de corriente eléctrica (a menudo denominada contrachoque) al corazón. Aunque no se comprende del todo, este proceso despolariza una gran parte del músculo cardíaco, poniendo fin a la arritmia. Posteriormente, el marcapasos natural del cuerpo, situado en el nódulo sinoauricular del corazón, es capaz de restablecer el ritmo sinusal normal[3] Un corazón en asistolia (línea plana) no puede reiniciarse con un desfibrilador, sino que se trataría con reanimación cardiopulmonar (RCP).

A diferencia de la desfibrilación, la cardioversión eléctrica sincronizada es una descarga eléctrica administrada en sincronía con el ciclo cardíaco[4] Aunque la persona puede seguir estando en estado crítico, la cardioversión suele tener como objetivo poner fin a las arritmias cardíacas de mala perfusión, como la taquicardia supraventricular[1][2].

Los desfibriladores pueden ser externos, transvenosos o implantados (desfibrilador cardioversor implantable), según el tipo de dispositivo que se utilice o necesite[5] Algunas unidades externas, conocidas como desfibriladores externos automáticos (DEA), automatizan el diagnóstico de los ritmos tratables, lo que significa que los socorristas o transeúntes pueden utilizarlos con éxito con poca o ninguna formación[2].

Precio del desfibrilador externo automático

Los desfibriladores son dispositivos que envían un pulso eléctrico o una descarga al corazón para restablecer el ritmo cardíaco normal. Se utilizan para prevenir o corregir una arritmia, es decir, un latido del corazón demasiado lento o demasiado rápido. Si el corazón se detiene repentinamente, los desfibriladores también pueden ayudar a que vuelva a latir. Los distintos tipos de desfibriladores funcionan de manera diferente. Los desfibriladores externos automáticos (DEA), que ahora se encuentran en muchos espacios públicos, se utilizan para salvar la vida de las personas que sufren una parada cardíaca. Incluso los transeúntes sin formación pueden utilizar estos dispositivos en caso de emergencia.

Otros desfibriladores pueden prevenir la muerte súbita entre las personas que tienen un alto riesgo de sufrir una arritmia potencialmente mortal. Entre ellos se encuentran los desfibriladores cardioversores implantables (DCI), que se colocan quirúrgicamente dentro del cuerpo, y los desfibriladores cardioversores portátiles (DCI), que se colocan sobre el cuerpo. Puede llevar tiempo y esfuerzo acostumbrarse a vivir con un desfibrilador, y es importante ser consciente de las posibles complicaciones.

Un DEA es un dispositivo portátil, ligero y que funciona con pilas, que comprueba el ritmo cardíaco y envía una descarga al corazón para restablecer el ritmo normal. El dispositivo se utiliza para ayudar a las personas que sufren una parada cardíaca.