En este momento estás viendo Cuales son las arritmias desfibrilables

Cuales son las arritmias desfibrilables

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Comentarios

Resultados. La causa potencial de la PCE fue la menos conocida, ya que sólo el 22% de los formularios incluía alguna información relativa a esta cuestión. En el 12% de los casos se observó una información subóptima sobre los datos que permitían la identificación del paciente. No se observó ninguna asociación entre el estilo de notificación y la hora y el lugar de la parada cardíaca extrahospitalaria.

La parada cardiaca extrahospitalaria (PCE) es una de las emergencias médicas más graves. A pesar de los importantes avances en los métodos de reanimación cardiaca inmediata, la mortalidad en los sujetos afectados por la PCE sigue siendo elevada, llegando a alcanzar el 70% [1-3].

El tratamiento de la PCE requiere esfuerzos multidisciplinares, en los que participa mucho más que el personal sanitario. Todos los elementos son igualmente importantes en la atención de urgencia, ya que el efecto final podría depender de la función del eslabón más débil de la llamada cadena de supervivencia [3-5]. La evaluación de las circunstancias en las que se produjo la PCE afecta directamente al inicio de los procedimientos de reanimación adecuados y orienta la participación de otros especialistas [3-7].

La falta de un sistema unificado de recopilación de datos sobre la reanimación cardiovascular iniciada a causa de una PCE ha sido durante muchos años la causa de incoherencias en la evaluación de los resultados de la reanimación y ha impedido la introducción de procedimientos destinados a mejorar el pronóstico de los pacientes. Con el fin de estandarizar el proceso de recogida de datos y notificación de las paradas cardíacas, la American Heart Association (AHA), el European Resuscitation Council (ERC), la Heart and Stroke Foundation of Canada (HSFC) y el Australian Resuscitation Council (ARC) introdujeron una nomenclatura uniforme, denominada “estilo Utstein”. Estos documentos delimitaron los puntos temporales cruciales de la reanimación y definieron los términos utilizados para informar de los resultados [6, 7]. El Comité Internacional de Enlace para la Reanimación (ILCOR) es un grupo de trabajo cuyo objetivo es elaborar una plantilla sencilla y práctica para recoger y notificar los datos de los episodios de parada cardiaca [6]. Esta unificación puede mejorar la gestión de los pacientes por parte del personal sanitario y de los servicios de emergencia, así como por parte del público en general. También podría ayudar a identificar los puntos débiles de los servicios de emergencia, que podrían reorganizarse adecuadamente.

Ritmos de parada cardíaca, FV, TV, Asistolia y PEA

Los ritmos que no son susceptibles de descarga son la actividad eléctrica sin pulso (AEP) y la asistolia. En estos casos, la identificación de la causa primaria, la realización de una buena reanimación cardiopulmonar y la administración de epinefrina son las únicas herramientas que tiene para reanimar al paciente. Los ritmos desfibrilables son ritmos causados por una aberración en el sistema de conducción eléctrica del corazón.

La taquicardia ventricular (taquicardia v) suele responder bien a la desfibrilación. Este ritmo suele aparecer en el monitor como un ritmo amplio, regular y muy rápido. La taquicardia ventricular es un ritmo de mala perfusión; los pacientes pueden presentarse con o sin pulso. La mayoría de los pacientes con este ritmo están inconscientes y sin pulso, por lo que es necesaria la desfibrilación para “reiniciar” el corazón y que el marcapasos primario (normalmente el nódulo sinoauricular) pueda tomar el control. Pueden ser necesarias varias descargas, pero también son importantes unas buenas compresiones y una ventilación adecuada.

La fibrilación ventricular (fibrilación ventricular) es una causa frecuente de parada cardíaca extrahospitalaria. En este caso, el corazón tiembla de forma ineficaz y no se bombea sangre al exterior. En el monitor, la fibrilación ventricular se verá como una línea ondulada desordenada. La fibrilación ventricular puede ser fina o gruesa; la fibrilación ventricular gruesa tiene más probabilidades de convertirse tras la desfibrilación que la fibrilación ventricular fina.

Cuales son las arritmias desfibrilables
del momento

Existen cuatro ritmos electrocardiográficos posibles en la parada cardíaca: fibrilación ventricular (FV), taquicardia ventricular sin pulso (TV), actividad eléctrica sin pulso (AEP) y asistolia. La FV es una actividad eléctrica desorganizada, mientras que la TV sin pulso produce una actividad eléctrica organizada. Ambos estados eléctricos son incapaces de producir un flujo sanguíneo suficiente. La PEA es un ritmo eléctrico organizado que se caracteriza por la ausencia o la insuficiencia de actividad mecánica ventricular para producir un pulso detectable. La asistolia es una ausencia de actividad eléctrica ventricular con o sin actividad eléctrica auricular. Las posibilidades de supervivencia disminuyen a medida que aumenta el retraso de la desfibrilación en la fibrilación ventricular y la taquicardia sin pulso.1-2 Por lo tanto, los hospitales deben desarrollar un plan para reducir el intervalo entre la parada y la desfibrilación rápida.3 Los resultados de la desfibrilación también se optimizan si se minimizan las interrupciones entre las compresiones torácicas. Esto ha dado lugar a una mejora significativa de la tasa de supervivencia hasta el alta hospitalaria.4-10

Cuales son las arritmias desfibrilables
online

Esteban López-De-Sába Área de Enfermedades del Corazón, Hospital Universitario de Bellvitge, IDIBELL, Universidad de Barcelona, L’Hospitalet de Llobregat, Barcelona, Spainb Unidad de Cuidados Acu Acu Acute Cardiológicos, Servicio de Cardiología, Hospital Universitario La Paz, Madrid, Spain

Related contentDevelopment and External Validation of an Early Prognostic Model for Survivors of Out-of-hospital Cardiac ArrestRev Esp Cardiol. 2019;72:535-4210.1016/j.rec.2018.05.022Alberto Pérez-Castellanos, Manuel Martínez-Sellés, Aitor Uribarri, Carolina Devesa-Cordero, José Carlos Sánchez-Salado, Albert Ariza-Solé, Iago Sousa, Miriam Juárez, Francisco Fernández-Avilés