En este momento estás viendo Como se usa un desfibrilador cardiaco

Como se usa un desfibrilador cardiaco

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Desfibrilador cardioversor implantable

Los desfibriladores son dispositivos que envían un pulso eléctrico o una descarga al corazón para restablecer el ritmo cardíaco normal. Se utilizan para prevenir o corregir una arritmia, es decir, un latido irregular demasiado lento o demasiado rápido. Si el corazón se detiene repentinamente, los desfibriladores también pueden ayudar a que vuelva a latir. Los distintos tipos de desfibriladores funcionan de manera diferente. Los desfibriladores externos automáticos (DEA), que ahora se encuentran en muchos espacios públicos, se utilizan para salvar la vida de las personas que sufren una parada cardíaca. Incluso los transeúntes sin formación pueden utilizar estos dispositivos en caso de emergencia.

Otros desfibriladores pueden prevenir la muerte súbita entre las personas que tienen un alto riesgo de sufrir una arritmia potencialmente mortal. Entre ellos se encuentran los desfibriladores cardioversores implantables (DCI), que se colocan quirúrgicamente dentro del cuerpo, y los desfibriladores cardioversores portátiles (DCI), que se colocan sobre el cuerpo. Puede llevar tiempo y esfuerzo acostumbrarse a vivir con un desfibrilador, y es importante ser consciente de las posibles complicaciones.

Un DEA es un dispositivo portátil, ligero y que funciona con pilas, que comprueba el ritmo cardíaco y envía una descarga al corazón para restablecer el ritmo normal. El dispositivo se utiliza para ayudar a las personas que sufren una parada cardíaca.

Comentarios

La siguiente información ha sido extraída de la Cruz Roja Americana, “Workplace Training, Standard First Aid Instructor’s Manual”, Stay Well, Boston MA, 1999, y está destinada únicamente a fines informativos. Esta información no debe utilizarse en lugar de un curso de formación sobre DEA certificado. No intente utilizar un DEA sin realizar el curso de formación correspondiente.

DEA significa Desfibrilador Externo Automático. Un DEA analiza el ritmo cardíaco y le indica al socorrista que aplique una descarga a la víctima de una parada cardíaca repentina. Esta descarga, denominada desfibrilación, puede ayudar al corazón a restablecer un ritmo eficaz. Los estudios han demostrado que la desfibrilación temprana aumenta las posibilidades de supervivencia de la víctima de una parada cardiaca súbita. Cada minuto que se retrasa la desfibrilación reduce las posibilidades de supervivencia en un 10% aproximadamente.

Sí, todos los DEA necesitan un mantenimiento regular. El mantenimiento incluye la comprobación y el cambio de las baterías y de los cables y almohadillas de los electrodos. Siga siempre las instrucciones del fabricante para el mantenimiento del DEA en su lugar de trabajo.

Desfibrilador monofásico julios

Si ha visto alguna vez una serie médica en la televisión, es muy probable que haya visto a un profesional sanitario devolverle la vida con una descarga eléctrica que grita: “Despejen”, antes de aplicar una descarga eléctrica en el pecho de la persona para que el corazón vuelva a latir.

La máquina que se utiliza se llama desfibrilador, y su uso no se limita al ámbito hospitalario. Los dispositivos denominados desfibriladores externos automáticos (DEA) pueden utilizarse en casa y en las escuelas, y también se encuentran en numerosos lugares públicos. Estos dispositivos ligeros y portátiles se pueden adquirir sin receta médica.

Las personas con enfermedades cardíacas graves que corren el riesgo de sufrir una parada cardíaca repentina pueden considerar la posibilidad de tener un DEA. Pero los DEA sólo pueden reanimar a personas con un tipo específico de ritmo cardíaco irregular. Hable con su médico para saber si la posesión de un DEA podría ayudarle a salvar su vida.

Los DEA se utilizan para reanimar a las personas que sufren una parada cardiaca repentina. Esto suele ocurrir cuando una interrupción de la actividad eléctrica del corazón provoca un latido cardíaco peligrosamente rápido (taquicardia ventricular) o un latido cardíaco rápido e irregular (fibrilación ventricular). Cualquiera de estos ritmos cardíacos irregulares impide que el corazón bombee eficazmente y puede provocar su parada.

Fundación Británica del Corazón

Un desfibrilador (a veces llamado “defib”, o DEA (si se trata de un desfibrilador externo automático) puede salvar la vida de una persona que sufre una parada cardíaca. Cuanto antes se utilice un desfibrilador, mayores serán las posibilidades de supervivencia de la persona.

Desfibriladores externos automáticos (DEA): Se encuentran en lugares públicos y pueden ser utilizados por cualquier persona en caso de emergencia. Te guían en cada paso del proceso. No dan una descarga eléctrica a la persona a menos que sea necesario, por lo que no puedes dañar a nadie al utilizar un DEA. Algunos modelos le piden que pulse un botón para aplicar la descarga, y otros modelos la aplican automáticamente.

Desfibriladores cardioversores implantables (DCI): Son desfibriladores que se colocan quirúrgicamente dentro del cuerpo. Están diseñados para las personas que corren un alto riesgo de sufrir un problema de ritmo cardíaco que ponga en peligro su vida (por ejemplo, las que han sufrido un ataque cardíaco reciente o las que padecen determinadas enfermedades).

Suelen estar en el vestíbulo o en la sala de personal en el caso de los centros más pequeños y están claramente señalizados. St John Ambulance Australia tiene una aplicación para iPhone, Resuscitate, que le ayuda a encontrar desfibriladores de acceso público que estén cerca de usted. Puede descargar la aplicación en la tienda de iTunes.