En este momento estás viendo Colocacion electrodos desfibrilador no citrico

Colocacion electrodos desfibrilador no citrico

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog

Comentarios

Chris es intensivista y especialista en ECMO en la UCI de Alfred en Melbourne. También es profesor clínico adjunto en la Universidad de Monash.  Es cofundador de la Red de Educadores Clínicos de Australia y Nueva Zelanda (ANZCEN) y dirige el programa de incubación de educadores clínicos de ANZCEN. Forma parte de la Junta Directiva de la Fundación de Cuidados Intensivos y es examinador de la primera parte del Colegio de Medicina Intensiva. Es un educador clínico reconocido internacionalmente con una pasión por ayudar a los clínicos a aprender y por mejorar el rendimiento clínico de individuos y colectivos.

Tras finalizar su carrera de medicina en la Universidad de Auckland, continuó su formación de posgrado en Nueva Zelanda, así como en el Territorio del Norte de Australia, Perth y Melbourne. Ha completado la formación de becario tanto en medicina de cuidados intensivos como en medicina de urgencias, así como la formación de posgrado en bioquímica, toxicología clínica, epidemiología clínica y educación profesional sanitaria.

Colocación de la almohadilla de cardioversión

La desfibrilación es un tratamiento para las arritmias cardíacas potencialmente mortales, en concreto la fibrilación ventricular (V-Fib) y la taquicardia ventricular no perfusional (V-Tach)[1][2] Un desfibrilador suministra una dosis de corriente eléctrica (a menudo denominada contrachoque) al corazón. Aunque no se comprende del todo, este proceso despolariza una gran parte del músculo cardíaco, poniendo fin a la arritmia. Posteriormente, el marcapasos natural del cuerpo en el nódulo sinoauricular del corazón es capaz de restablecer el ritmo sinusal normal[3] Un corazón en asistolia (línea plana) no puede reiniciarse con un desfibrilador, sino que se trataría con reanimación cardiopulmonar (RCP).

A diferencia de la desfibrilación, la cardioversión eléctrica sincronizada es una descarga eléctrica administrada en sincronía con el ciclo cardíaco[4] Aunque la persona puede seguir estando en estado crítico, la cardioversión suele tener como objetivo poner fin a las arritmias cardíacas de mala perfusión, como la taquicardia supraventricular[1][2].

Los desfibriladores pueden ser externos, transvenosos o implantados (desfibrilador cardioversor implantable), según el tipo de dispositivo que se utilice o necesite[5] Algunas unidades externas, conocidas como desfibriladores externos automáticos (DEA), automatizan el diagnóstico de los ritmos tratables, lo que significa que los socorristas o transeúntes pueden utilizarlos con éxito con poca o ninguna formación[2].

Fibrilación lateral

La desfibrilación es el tratamiento de la fibrilación ventricular. El éxito de la reanimación de los pacientes con fibrilación ventricular está relacionado con la rapidez con la que se puede aplicar la energía eléctrica al miocardio. Cuanto más tiempo fibrila el corazón, mayor es el consumo de oxígeno del miocardio y el deterioro de la función miocárdica. La probabilidad de éxito de la desfibrilación se reduce a medida que aumenta el tiempo de fibrilación.

Coloque las manos sobre el esternón en la línea de los pezones. Realice las compresiones torácicas a un ritmo de 100 – 120/minuto hasta una profundidad de 5 a 6 cm del diámetro de la pared torácica.    La nueva serie R de Zoll tiene una almohadilla de compresión que proporciona información en tiempo real sobre la calidad de la RCP.

Se necesita una segunda persona para mantener el desplazamiento manual continuo del útero izquierdo con la paciente en posición supina (ver Emergencias obstétricas). Si está de pie a la derecha de la paciente, se utiliza una mano para empujar el útero hacia la izquierda. Si el asistente está de pie a la izquierda de la paciente, se utilizan las dos manos para empujar el útero hacia la izquierda.

Colocación de la almohadilla Aed

La colocación correcta de los electrodos del DEA es esencial para garantizar que el desfibrilador funcione correctamente y evitar daños indebidos al paciente. Sin embargo, la colocación correcta varía entre los niños y los adultos, y hay algunas situaciones únicas en las que no se aplican las reglas generales.

Los adultos mayores son el grupo más propenso a sufrir una parada cardíaca. Por ello, aunque la mayoría de los DEA tienen una configuración para niños o son compatibles con almohadillas para niños, estos dispositivos suelen venir equipados con almohadillas para adultos como accesorio por defecto.

Por lo general, el kit del desfibrilador le indicará dónde colocar los electrodos en los adultos mediante indicaciones sonoras y diagramas visuales. Sin embargo, la regla general es colocar un parche en la parte superior derecha del pecho del paciente y el otro en la parte inferior izquierda del pecho del paciente (o en el lado izquierdo de la caja torácica). Esto crea una vía a través del músculo cardíaco que permite que el dispositivo dé una descarga al corazón.

Los bebés menores de un año tienen más probabilidades de sufrir una parada cardíaca debido a una obstrucción de las vías respiratorias o de los pulmones que a un problema cardíaco. Sin embargo, un error común es confundir una emergencia por asfixia con una parada cardíaca. Por ello, hay que observar al bebé con atención y, si no se está asfixiando claramente (en cuyo caso hay que aplicar primero las medidas de asfixia) y se dispone de un DEA, utilizar el DEA en el bebé que no respira y no tiene pulso palpable será su mejor oportunidad de sobrevivir, incluso si el atragantamiento fue la causa inicial.